"Tiene un micropene y ¿que?": Todo lo que no se dijo

Hace más de un mes que se publicó un artículo bajo el título “Tiene un micropene y, ¿qué?”. Entre la rara sensación que me dejó el artículo y el verano ha pasado tiempo. Pero creo que ahora puedo dar una respuesta más útil, más amigable y menos visceral. En otras palabras, más sexológica.

La cara de horror al leer el artículo

Me acerqué al link de un artículo con ese nombre, esperanzada, curiosa… pensando que tal vez por fin el discurso sexológico (y no el discurso Sexo-naïf rollo “Sexo en Nueva York”) se había
hecho hueco. Pero para nada.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   El artículo, al final, parecía venir diciendo  “estas son las medias y estas son las mentiras tras ellas”, “los penes pequeños dan problemas y disgustos, pero, ¡ojo, que los grandes también!”. Vaya un mensaje motivacional.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Los hombres “con micropene” eran pintados como seres pusilánimes, hábiles amantes hasta que de genitales se trataba y, obviamente, eso fastidiaba todo el encuentro. ¿Os imagináis la cara de alguien que salga con alguien “con micropene” al leer eso? Crónica de una muerte anunciada. Lo mismo. Un spoiler sobre tu terrible final… ¿o tal vez no?
¿Qué tal si escribimos nuestra propia historia?
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           En serio, dejaros de tonterías. Creer que el placer y la satisfacción está en el tamaño de un pene (recurriendo a la medicina para averiguar qué es un pene “normal” y qué es un pene “patológico”) es como cuando los tíos dicen que “es mejor follar con una que no esté desgastada”. Vaya, que es entender BIEN POCO la anatomía humana. Por ello y porque creo que son las chicas heterosexuales quienes más se dejan llevar por estos discursos, unos pocos apuntes: 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              Primero. Una vagina no es un agujero fijo
 
¡Es un músculo flexible!
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Por tanto, ni se ensancha por uso, ni se siente mal llenado con un pene pequeño. Se ajusta, se adapta.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Segundo. Cierto es que un pene más ANCHO puede estimular más la parte interna del clítoris.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             Tercero. Sin embargo, ello nos lleva a la idea de que lo que nos da más placer es la propia estimulación del clítoris.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             Cuarto. Ergo, ¿¡qué manía esa de meterla, si la parte más sensible y fácilmente alcanzable del clítoris está fuera de la vagina!?
 
¿Tan difícil es?... qué obsesión con el meter
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              … Ahora de forma más tranquila.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            Cuando rechazamos a la gente por sus tamaños o sus formas de genitales en base a la penetración olvidamos que la penetración no es un sine qua non. Es más, muchísimas mujeres luego te dicen que la
penetración no es para ellas lo más placentero en un encuentro… entonces, ¿qué obsesión es esta?
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Dejad ya de pensar como gente frívola y hacer uso de vuestra materia gris. Los límites en la cama (o donde sea) sólo los ponéis vosotrxs.
 

 

 

 

Add Comment