¿Qué es lo normal en el sexo?

Sapiosexualidad, demisexualidad, furry, poliamor, swinger, BDSM… cada vez más palabras salen del armario de la erótica y las relaciones. Cada vez hay más ‘rarezas’ que pasan a ser ‘aceptables’. Pero, ¿puede seguir esta tendencia así por siempre? ¿son en realidad todas estas cosas aceptables? Básicamente, ¿Qué es lo normal en el sexo?

Para saber qué es lo normal en el sexo o para contestar a esta pregunta, primero tendremos que tener una definición compartida de qué es el sexo (lo sé, me he puesto muy Sheldon Cooper y me encanta).

Felina mutada en Sheldon Cooper: "¿Qué es el sexo?"

 

Esta pregunta es importante porque cuanto más alejamos el sexo de lo individual (y en relación); más cabe hablar de normalidad.

Lo sé, estáis mirando con cara de “¿qué carajo acabas de decir?”. Pues simple y llanamente lo que ya compartían en El País esta misma semana: Todos somos raros. Es decir, ‘lo normal’ sólo existe en calidad de ‘lo más frecuente’. Vamos, que no se puede decir que alguien es normal o no sin compararlo a un grupo, a una media, a un dato estadístico.

Os pongo un ejemplo. Si tenemos 100 personas y a 30 les gusta besar, mientras que de las otras 70 cada una habla de una práctica diferente; la normalidad es ese 30%. Porque es lo más frecuente estadísticamente, lo más probable que te encuentres cuando le preguntas a alguien de ese grupo qué le gusta.

Pero, tal como se veía en mi (solo un poco) malintencionado ejemplo, ser lo más frecuente no significa ser la mejor opción, ni la más sana, ni la más válida… simplemente, la que más se da.

Ser rarx es bien

Por tanto, no es que la tendencia a las etiquetas vaya a seguir al alza, es que la diversidad existente es innegable y la actual tendencia a las etiquetas seguramente tenga mucho que ver con la necesidad de reconocimiento fruto de la falta de educación sexual y de una actitud de cultivo.

Además, no es que todas las cosas ya mencionadas vayan a ser aceptables o no, es que no queda otra. Son vivencias, deseos, placeres, proyectos sinérgicos incluso, y ningún tipo de juicio externo ni castigo los hará desaparecer.

La sexualidad es la cualidad inherente que tenemos y mediante la cual construimos convivencias que tienen como último objetivo ser recíprocas, sinérgicas y satisfactorias. Así, todo lo vinculado a la misma es un valor, un aspecto a cultivar y no algo a perseguir o a condenar.

Puede que este texto genere extrañezas, puede que este texto genere preguntas, pero a quienes quieran preguntar sobre hechos violentos y vulneraciones de derechos, sólo tengo que decirles que aquí no hablábamos de delitos y que “al César lo que es del César”.

Add Comment