#niwwu

Aquí no hay gente fuera de lugar. Pero no porque no haya rarxs. Todo lo contrario, aquí lo que no hay son normales. Queremos rariponcias, rariponcios y rariponcies. Nos enamoran, nos molan y nos enseñan. Son un ejemplo de creatividad y originalidad. La voz valiente de la divergencia y la alternativa. Son fuerza incansable, quien se reinventa cada mañana frente a un mundo que pretende acallarlx.

Si has venido aquí, lo más probable es que seas rarx. “Debes serlo… si no, no hubieses venido aquí” como dijo aquel gato de sonrisa extraña a la niña que parecía perdida.

Aquí atenderemos a todos los tipos de deseos, fantasías, filias y lagnias habidas y por haber. A “las de más acá” y las de “más allá”, si es que las hay. Pero poniendo sobre todas ellas el acento raruno.

Esto es Rarxvilla. Esto es, como dice mi amichi con nombre de fiera, Queerland.

Así que, aquí no hay “deberes sexuales”, aquí hay vastísimas dunas de deseos y placeres esperando a tus pies. Aquí no hay ningún encorsetamiento identitario, eres libre de ser quien quieras, o más bien, eres libre de ser quien seas.

Y de serlo con quien quieras o en soledad. En esa relación o maraña de relaciones que construyáis. Siempre y cuando haya reciprocidad y satisfacción. Que es algo así como que siempre “haya respeto y sea saludable”, sólo que los conceptos los definís quienes lo vivís y no terceras personas.

Y de serlo como seas. Ya sea eso con corsets, tacones de aguja, strapons o fursuits. Con pétalos de rosa, plugs anales, haciendo el misionero o saltando a la comba.

Nos gusta cómo eres. Ven tal como eres.