La primera vez

Las manos sudorosas y los nervios a flor de piel. ¿Me gustará? ¿gustaré? ¿Habrá consecuencias?... Nunca debería, pero si las hay, ¿qué haré? ¿las ignoro? ¿las
enfrento?... ¿es el momento? ¿es el contexto?... ¿debería esperarme? ¿hay que desnudar también el alma para esto? Si es que existe de eso… y, ¿el humor? ¿está de más para algo tan serio? ¿es esto algo tan serio? ¿cómo saber qué parece lo que hago?

Como es lógico, porque es la primera vez, no tengo experiencia previa… y eso me pone nerviosa. Pero tendré que tener en cuenta experiencias similares, mías y de otros, lo que ya sé hasta ahora y lo que ya he hecho… Llevo haciendo cosas parecidas ya un tiempo… ¿pero es el tiempo suficiente? Está claro que esta vez el primer paso lo tengo que dar yo… para algo así, sí. Hubiese sido mucho más fácil si yo no me tuviese que lanzar… pero parece que por el momento eso no pasará. Además, se monte como se monte, se lance uno o le lancen a uno la propuesta, en cualquier momento puedo decir que no y pararlo todo…. Digamos que es un… experimento.
 
Ensayo (y esperemos que no, aunque seguramente sí), error… y así hasta estar felices… Ahora, ¿cuándo está uno feliz con esto? Porque, así, a priori, sé por dónde quiero que vayan las cosas, pero ¿y si ni si quiera estoy preparada para llevarlas así? Tendré que volver a retomar el tema cuando esté más preparada… supongo.  Como con la bicicleta: lo intentas, te caes,… descansas… vuelves… y al final, aprendes. Sólo que para esto no hace falta hacerse tanto daño, ¡vamos, la llevábamos clara, sino!

Así que, este es mi plan: tomármelo con tranquilidad. No pasa nada si ahora no puede ser, ya será cuando tenga que ser y como tenga que ser. Hacer un uso positivo de mis nervios y que me sirven para estar más atenta; a mí, a lo que me pide el cuerpo, a lo que piden de mí,… y embarcarme en la aventura como otros tantos lo han hecho antes que yo.

¡Allá voy! ¡A mi primera vez! Como lo llaman ahora; ¡a mi primera vez como 'sex blogger'! (si es que ya hay anglicismos para todo)… Sí, hablo de ser bloguera por primera vez en mi vida… ¿a qué primera vez os creíais que me refería? Tal vez sea, que, en el fondo… todas las primeras veces necesitan un poquito de lo mismo.

Add Comment