“A quién le importa cómo yo folle”

Hoy es el Día Internacional del BDSM (24/7) y en un día tan relevante quiero traer un tema muy polémico para mucha gente que lo practica: la vida fuera del armario. No es raro escuchar la frase que luce de título en cuanto se saca el tema pero, ¿es en realidad importante visibilizarse y visibilizarlo? ¡Sigue leyendo!

Queda claro que mucha gente es reacia, es más, la frase del título se escucha así tal cual en boca de mucha gente. Es más, hay gente que incluso cree que como esto sólo se trata de los modos de la erótica no es necesario visibilizarlo. Se equivocan. Mucho. Eso creo yo. Por un lado, porque cómo lo hacemos “los raritos” importa y mucho y, por otro lado, porque es importante visibilizar otras realidades. Pero, vayamos por partes y con calma.

En primer lugar, está claro que el BDSM genera curiosidad, es más, la parte más superficial de todo esto está en auge desde aquella trilogía porque el mercado es el mercado y si hay que vender juguetes de pervers, se venden. En definitiva, vouyeurs mentales y no tan mentales con la curiosidad como guía no faltan. Es innegable que generamos preguntas.

[caption id="attachment_423" align="aligncenter" width="500"]Mi amiga la hipervaini el día que se lo conté; flipando. Mi amiga la hipervaini el día que se lo conté; flipando.[/caption]

Tal como es recomendación para una intervención educativa desde el cultivo, soy de las que (aunque no lo parezca) prefiere pecar de ingenua y dar la información sin crisparme y de forma honesta. No siempre las preguntas que nos suenan excesivas son planteadas desde la maldad y el cuestionamiento, a veces es desde la más comprensiva curiosidad. Perder estas personas aliadas por vivir a la defensiva es algo que no contemplo como opción.

Aclarado esto, vayamos con la segunda cuestión y la más importante, sobre la importancia de visibilizarse. Aunque hay gente que se cree que este argumento es propio, es un argumento que se ha dado en otros debates internos de minorías eróticas sobre su visibilización, como por ejemplo en el caso de gays, lesbianas, bis… En estos entornos, probablemente impulsados por la más flagrante negación de derechos en base a su orientación, se apostó por romper con una idea tan rancia porque es obvio que nadie tiene que contar qué hace exactamente para hablar de cuáles son sus gustos y preferencias a grandes rasgos.

Mientras sigamos sin visibilizar nuestra minoría erótica, nuestras vidas y gustos, sin sensacionalismos ni exageraciones, seguirá habiendo caza de brujas, prejuicios y dificultades y malestares en la vivencia de estos deseos.

Mucha gente pensará que digo estas palabras desde una posición privilegiada, otra que lo digo como una inconsciente sin valorar riesgos, ¿la verdad? Lo digo sólo como una persona un poquito harta de vivir enarmariada.

[caption id="attachment_424" align="aligncenter" width="480"]CHIN PUN CHIN PUN[/caption]

Add Comment