Distancia sin distanciamiento

'Tú a Londres y yo a California', filme de los 90 que hoy en día es realidad para muchas parejas. Ya sea porque así se crean o porque se ven en esa tesitura. ¿Cómo mantener la llama? ¿Cómo comunicarse y cuidarse a distancia? ¿Es posible sobrevivir a años de distancia? Si te interesa adquirir unas claves… ¡Sigue leyendo!

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      El loco mundo en el que vivimos ha permitido y facilitado una realidad antes bien reducida: las parejas a distancia. Sin embargo, tal y como las permite, las dificulta, puesto que nos seguimos acercando a las nuevas realidades de pareja y a las nuevas necesidades con antiguas gafas de deberes y de, si los hay, derechos.
En otras épocas; ellas esperaban fieles y ellos partían valientes. No había más ecuación ni salida. Pero hoy en día mantener una templanza pública y luego hacer lo que puedas en privado y seguir en una monogamia erótica “porquesí” no tiene mucho sentido. Como decíamos, hay que adaptar esta nueva realidad a los nuevos tiempos y las nuevas necesidades.
 
Primer punto: renegociación de la relación
Lo primero es ir a lo más fundamental.
A los pilares estructurales. ¿Qué acordamos en su día sobre la convivencia, la no-convivencia, la monogamia o su inexistencia,…? Pues ahora veremos si se mantiene, se debe cambiar y si se puede cambiar y cómo.
Puede que ahora no veamos mal abrir la pareja, o veamos que hay que gestionar la casa de otra forma y eso implica nuevas responsabilidades y nuevos límites,…
 
Segundo punto: ahora que es viable…
Visto que habéis evaluado como posible la continuidad, ahora entramos en detallitos. La distancia, especialmente con franjas horarias y horarios diferentes, dificulta la comunicación en sí. Por tanto, qué os voy a decir ya de la comunicación de temas tan delicados y escurridizos como emociones, decisiones importantes…
Hay que aprender a manejarse con las nuevas tecnologías, pero también ser consciente de nuestros (y sus) límites. Tal vez, habrá temas que hay que pasar a 'stand by' hasta que sea posible hablar cara a cara o, al menos, en directo como por teléfono.
 Además, a esta dificultad se le suma la maestría expresiva e interpretativa de cada cual. Los emoticonos de Whatsapp… todos los conocemos pero a cada cual le parecen una cosa diferente. ¡Imagínate jugar con semejante fuego!
 
Tercer punto: ¿estás seguro de que has aderezado tu vida?
Sonará a cliché, pero pasa. Sin hobbys (o sin hobbys potenciados), amistades reducidas y/o igual de desperdigadas por el mundo,… Sentimiento de soledad aplastante.
Si esto pasa, haz algo con tus emociones. Si tras unas experiencias ves que este tipo de relaciones no son lo tuyo, evalúa porqué y, si el motivo está en la sensación de soledad… el poder está en ti.
Te falta colorear tu vida con tus propias cosas. Y esta puede ser una oportunidad genial para hacerlo. Recuerda que todos los hobbys y preferencias tienen miles de posibilidades más y menos costosas y hoy en día casi todo lo podemos adaptar a nuestras necesidades. ¡Aprovecha la distancia para conocerte a ti mismx!
 
Cuarto: ¿Necesitamos sexting?
Porque, claro, cuando las distancias se alargan en el tiempo… y en el espacio,… y unx está más caliente que un volcán en erupción… ¡algo hay que hacer!
Aquí cada cual verá: si se ha acordado monogamia o no, si se ve en el mundillo del sexting o no… Pero, elijas lo que elijas, ten en cuenta lo siguiente:
·        
Evita plataformas que faciliten el error y la difusión.
·   
Evita todo rasgo identificatorio (cara, tatuajes, marcas de nacimiento,
cicatrices,…).
·        
Complementos varios: podéis acompañarlo con juguetitos que ayuden o que den más sensaciones,… puedes utilizar tu imaginación y recurrir a fantasías… La libertad de la imaginación os dará alas para disfrutar más.
 
Quinto: ¿Y “loveting”? ¿necesitamos de eso?
Obviamente, esta palabra me la acabo de inventar, aunque estoy segura de que pronto veréis que también atiende a una posible necesidad.
La ñoñería, el ser moñas, ser cariñosx,… pueden ser también nuevas demandas y necesidades. Y esta sí que es imposible de sustituir en soledad (prueba a abrazarte tú solo y a masturbarte… créeme que el 'sexo para uno' va mejor que el 'amor para uno').
 
A veces las parejas de quienes lo piden no lo entienden. Les suena a una mayor exigencia de la que había antes. Sin embargo, hay muchas formas de decir 'te quiero' de la vida cotidiana que han disminuido o desaparecido (esos "qué tal" al llegar a casa, las caricias tontas, los abrazos, el estar pegados y juntos,…).
 
Por lo tanto, toca reinventar nuevas formas de decir “te quiero”.
 
Por último. Recuerda: todo es transformable
“Hasta que la muerte os separe”… ¡Y una porra! Igual que habéis renegociado, todo se puede volver a replantear cada vez que unx siente que lo necesita. No sois dos mujeres victorianas que deben encajar en su corpiño, la pareja debe ser una construcción que sea como plastilina en vuestras manos, o incluso flubber si así lo requiere la situación. Por tanto, tiene que ser algo que se adecue a vuestras necesidades.
 
Porque, recordad, el objetivo de estar juntos no es ser más, es estar mejor.

 

 

Add Comment