El premio a hipócrita del año goes to…

 

Esta mini-dosis va a ser breve. Tan breve, tan breve, que igual algunos ni se enteran para cuando se ha acabado. Todo porque quiero evitar parecer un perro rabioso. Ahí va.

 
 
 
Como todos sabéis (ignoramos miles de sucesos relevantes pero éste lo sabemos), ha habido especialmente 3 famosas cuya transformación tras la cirugía han llamado la atención de la gente este último año.
 
Ante estas nuevas caras que no parecían dignas de ser aplaudidas, cómo no, criticamos. Pero lo más precioso es la crítica que algun@s con lengua viperina lanzan, que dice así: “antes no eras guapa pero…”.
¿Perdón? ¿Qué?... Nos pasamos todo el día lloriqueando por lo irreales y perfectos que son la mayoría de los famosos. Mucha gente se queja de ello y del impacto en “el resto de los mortales”… y ahora les machacamos por feas a gente que, recordemos, no vive de ser guapa, no son modelos, son dos actrices y una cantante.
Quienes  comienzan su crítica así me dejan atónita porque… ¿cómo no se iban a cambiar la cara si había gente como vosotros que valoraban su cuerpo por encima de todo lo demás? Y, los valoraban, además, en comparación a esos rígidos cánones que luego denuncian (cuando se ciernen sobre ellos, claro).
 
Por eso mismo, gente, dejaos de chorradas. O todos o ninguno. Si tú no eres un top model, deja en paz el pasado de Renee, Uma y Anastasia. Porque señalando el pasado lo único que haces es darle más peso a la belleza estética. De hecho, promueves una lógica rancia en la que da igual que alguien se rechace a sí misma, lo importante es que hay aun cambio quirúrgico para bien. Y ese, amigo mío, es un mensaje que huele a podrido desde mi casa.
 

Ale, y ahora, una canción que le pega a esto, de otra famosa con la que se metieron porque… adivinad qué… ¡engordó!:

 
 
 

Add Comment