50 SHAMES of Grey

 Hoy se estrena la famosa película y tras tantos artículos escritos y tantos ríos de tinta que han corrido… yo vengo a dar una opinión más.

 

He llamado a la mini-dosis “50 shames of Grey” porque está claro que esta novela, desde el punto de vista sexológico, literario,… tiene muchas gafadas (Alerta SPOILER).

¿cómo
una chica que jamás se ha masturbado sabe dónde tiene su clítoris cuando él se
lo chupa para así narrarlo? ¿cómo una chica así de repente se desinhibe tanto
como para tener su primer encuentro con una penetración? ¿por qué ella en
ningún momento expresa que desea parar si ya se han hablado esas posibilidades?
¿por qué un hombre que sabe lo que le gusta pierde tanto tiempo detrás de una
mujer que no parece compartir sus gustos?,…
 
¡PORQUE LA
AUTORA NO TENÍA NI PAJOLERA DE BDSM Y SIMPLEMENTE PLAGIÓ EL ESQUEMA DE
CREPÚSCULO!
 
Si ya con vampiros y licántropos era poco creíble el asunto, imagínatelo con este BDSM de tres al cuarto que acaba convirtiendo una historia de amor en una historia de continuo control (sin aparente 24/7).
 
Como veis, nada claro. Todo te hace arrugar la nariz. Sin embargo, miles de lectores por el mundo. Perdón, millones.
 
¿Qué nos demuestra eso? Pues, simplemente, que una historia hecha para vender se vende. También, probablemente, poco tiene que ver lo que nos excite en la lectura con lo que nos excite en la vida real  (creo que muchas de mis amigas que babean por Grey le mandarían a la mierda a un tío que les dijera cuántas copas beberse o cómo vestirse sin un pelo en la lengua).
 
Por tanto. Tú verás si quieres probar a leer o a ver la peli. Tú verás si es tu estilo y si te gusta. Siempre y cuando tengas claro que es una fantasía, una ficción,… y que las ficciones, ficciones son. Conque, como se dice en ingles…  
 
 

Add Comment