La revolución empieza en casa

Hoy Es 25N, Día Internacional Contra la(s) Violencia(s) de(l) Género. Las letras entre paréntesis las pongo yo, claro, en un intento de recordar un artículo de hace un año. Allí abordaba el qué. Sin embargo, este año, prefiero hablar del CÓMO.

 Vivimos en la era del postureo. Cuenta más lo que muestras hacer que lo que haces. Cuentan más los hashtags que los hechos. Ejemplo adaptado al tema: “No a la violencia contra las mujeres! #25N”. Un tuit más que posible, al igual que es posible que lo escriba una chica que hace tres días le decía a su amiga que “tampoco era para tanto, que era normal que su novio se pusiera celoso”.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               Por eso, este artículo intenta ser un pequeño zumbido que nos recuerde que así no. Y al igual que así no, de otras tantas maneras no. No me malinterpretéis, está bien manifestarse, salir a la calle, hacer performance, mostrar un apoyo y una denuncia públicas… pero no hacer solo eso.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               Esta cultura del postureo nos lleva a grabarnos haciendo el 'Ice Bucket Challenge' y no dar un centavo a la Asociación que la propuso. Y quedarnos tan tranquis. 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Pues bien, con la cuestión de género o de los sexos, igual.  
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Ya me he cansado de la gente dando 'me gusta's mientras repite dinámicas.  No se puede cambiar la sociedad si no cambiamos nosotrxs mismxs. Por eso mismo, nuestra casa (es más, hasta nuestro propio cuerpo) es un espacio para el cambio, para la transformación. Y probablemente debería ser de los primeros. 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Para ello, es imprescindible cultivar la diversidad. Y cultivar, señorxs mixs, significa atender, entender y acompañar. Ni imponer, ni ordenar, ni en el mero hecho de tolerar. Es decir, cuando hablamos  de cultivar no hablamos de “ai, bueno, me ha salido el niño rarito, ¿¡qué le voy a hacer!? ¡pues dejarle ser rarito!”. No, cielos míos, no.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Hablamos de promover raritxs. Porque en nuestras peculiaridades están nuestras potencialidades. En aquello en lo que somos especiales podemos ser, seguro, especialmente hábiles.  
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              ¿Hablando en plata? Si tu gine te dice “es chica/o” por ver un genital, no me seas cis-loquer y transformes su habitación en una oda monocromática al binarismo. O sea, que no llenes su habitación de rosa o de azul, que la criatura no ha nacido y lo mismo resulta que le gusta el morado…
 
Aquí Cis-Rafiki liando la marrana y nombrándo leonA a quien tiene en brazos
 
Si tu peque quiere vestirse de forma no binaria, apuntarse a un hobby en el que su sexo aún es minoritario,.. o qué sé yo. Déjale ser. Porque siendo quien es será feliz.
 
¿Acaso no nos conmovió la pasión de Billy Elliot por el baile? 
 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Si tu adolescente es víctima de slut-shaming, aunque cueste, porque cuesta, empodérala con su erótica y su hedonia, no sin ella. No contribuyas a la perspectiva negativa sobre el erotismo y el placer femeninos.
 
Si hacer lo que quiero es ser una puta... ¡soy puta, soy libre!
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            En resumidas cuentas, un lipdub con las alumnas (ja! Ni si quiera con la totalidad del alumnado) puede quedaros muy cuquis el 25N en vuestros centros, pero eso no impedirá que en tres años no sepan cómo gestionar sus relaciones, no tengan interiorizados sus derechos y no disfruten de una plena libertad y un pleno desarrollo de su sexualidad.  

Si realmente queremos cambiar el mundo, si realmente queremos el final de las violencias del género, es el género lo primero con lo que debemos acabar. Es el género, su comprensión y su gestión, lo primero a transformar. Y no en los grandes libros, sino en las pequeñas vivencias. Que al final, son las que cuentan. 

 
¡NO TE DEJES ETIQUETAR Y SÉ TU MISMX!
 

Add Comment